Color Scheme

Other color schemes can be added.

Mucho cuidado con los baño de sol

Mucho cuidado con los baño de sol

A las puertas de verano, no podemos más que recomendaros 5 puntos para prevenir sobre los riesgos del sol:

1. ¡A esconderse del sol! La radiación ultravioleta es más intensa y perjudicial cerca del mediodía, así que durante esas horas es mejor planear actividades que no sean al aire libre. Si eso no es posible, hay que resguardarse bajo la sombra de un árbol, una sombrilla o una carpa. Siga estas precauciones para prevenir las quemaduras solares y no solo después de que ya hayan ocurrido.

2. Cúbralos. Las prendas de vestir que cubren la piel de su hijo ayudan a protegerlo contra los rayos ultravioleta. Aunque es mucho mejor usar una camisa de manga larga y pantalones largos de tela tupida, esta no siempre es la opción más práctica. Una camiseta, pantalones cortos tipo bermuda o una salida de playa también son adecuados; pero es prudente reforzar la protección aplicándole filtro solar al niño o manteniéndolo en la sombra cuando sea posible.

3. Póngale un sombrero. Los sombreros que cubren el rostro, la cabeza, las orejas y el cuello son fáciles de usar y ofrecen una protección excelente. A los niños les gusta usar gorras de béisbol, pero éstas no protegen las orejas ni el cuello. Si su hijo prefiere las gorras, asegúrese de proteger las áreas descubiertas con un filtro solar.

4. Las gafas de sol están de moda. Además protegen los ojos de su hijo de los rayos ultravioleta, que con el tiempo pueden producir cataratas. Busque gafas que protejan los lados del rostro y que bloqueen casi el 100% de los rayos UVA y UVB.

5. Aplíquele filtro solar. Siempre que su hijo esté al aire libre, aplíquele filtro solar con un factor de protección solar o FPS de por lo menos 15 y que proteja contra los rayos UVA y UVB.

Datos sobre los filtros solares

Los filtros solares son fáciles de usar pero no protegen completamente la piel de su hijo. Trate de combinar el uso del filtro solar con alguna de las otras opciones indicadas anteriormente para evitar los daños que puedan causar los rayos UV.

El filtro solar viene de varias formas: cremas, atomizadores, toallas impregnadas o gel. Asegúrese de elegir uno fabricado especialmente para niños que contenga:

  • Un factor de protección solar (FPS) de 15 o más.
  • Protección contra los rayos UVA y UVB.

Para gozar de una máxima protección, aplíquele al niño abundante filtro solar treinta minutos antes de salir al aire libre. Y no olvide aplicarle el filtro en las orejas, nariz, labios y en la parte superior de los pies, ya que con frecuencia se tiende a olvidar estas áreas.

No olvide llevar consigo el filtro solar para volver a aplicárselo durante el día, en particular después de que el niño nade o haga ejercicio. Esto incluye los productos “a prueba de agua” y “resistentes al agua”.

Tenga presente que el objetivo del filtro solar no es permitir que los niños pasen más tiempo del habitual al sol. Los filtros solares reducen el daño causado por los rayos ultravioleta pero no lo eliminan.

En la actualidad, la Academia Americana de Pediatría considera que el uso del filtro solar en niños menores de seis meses no es perjudicial si se limita a áreas reducidas de la piel como el rostro y la parte superior de las manos. Sin embargo, la mejor forma de proteger a su bebé de las quemaduras solares es evitar el sol o permanecer en la sombra.

Deja una respuesta