Color Scheme

Other color schemes can be added.

Por qué tu piel pierde elasticidad con el paso del tiempo

Por qué tu piel pierde elasticidad con el paso del tiempo

Con el paso del tiempo, nuestra piel tiende a volverse flácida. Y esto es algo que a pocas personas les es indiferente. Además ocurre tanto en el cuerpo como en el rostro.

Se trata de un proceso inevitable, aunque hoy en día existe un sinfín de tratamientos (tanto de medicina estética, como en forma de lociones) que pueden ayudarnos a combatir la temida flacidez.

Todo esto ocurre porque la estructura de nuestra epidermis se somete a la gravedad y a los años que vamos cumpliendo. Esto se une a que el cutis no se renueva tan rápidamente como en nuestros primeros años de vida, por lo que éste se hace menos firme y terso.

¿Cómo ocurre exactamente?

Como decimos, las células que conforman nuestra piel, con el paso de los años, pierden su capacidad de regenerarse y de contener nuestras fibras musculares. El peso (o la gravedad) gana la batalla, y es por eso que cuando vemos pieles flácidas, éstas tienden hacia abajo y se ven descolgadas.

Existen dos sustancias que nuestro cuerpo genera y que, con el paso del tiempo, va generando cada vez en menor medida y tienen bastante que ver en el proceso de recuperación de nuestra piel

El colágeno mantiene unido todo nuestro cuerpo, por lo que podemos decir que sus funciones no se centran solo en nuestra piel, sino también en el resto de nuestro organismo, como es el caso de huesos y articulaciones. Lo que pasa es que el 70% del peso de nuestra piel es puro colágeno, de ahí su importancia

El ácido hialurónico también es una sustancia que nuestro cuerpo genera y su función es aportar elasticidad a la piel (aunque en otras partes de nuestro organismo cumple un papel distinto). Además, también ofrece una alta hidratación de los tejidos de nuestro cutis. Esta sustancia es, además, la que ayuda a mejorar la formación de los cartílagos en nuestras articulaciones.

Existen otros factores externos por los que nuestra piel podría estar perdiendo su elasticidad.

Una alimentación inadecuada

Cuando no llevamos hábitos saludables, es fácil perder elasticidad en la piel. Es el caso de la alimentación. Cuando no comemos adecuadamente, nuestra piel pierde calidad y, además, sufre cuando ganamos y perdemos peso rápido.

Sobre exposición al sol

Cuando tomamos el sol en exceso y, además, no utilizamos la protección adecuada, se da lo que conocemos como foto-envejecimiento (envejecimiento prematuro de la piel debido a una sobre exposición al sol). Esto hace que nuestra piel pierda firmeza y se vuelva flácida.

Consumo de tabaco

Las personas fumadoras suelen experimentar un envejecimiento de la piel mucho más rápido que las personas que  no tienen este hábito. Además, su epidermis pierde también brillo y humectación, por lo que nuestro cutis puede llegar a verse mucho más reseca a causa del consumo de tabaco.

Deja una respuesta