Color Scheme

Other color schemes can be added.

La nueva moda: cosméticos ecológicos

La nueva moda: cosméticos ecológicos

La demanda de productos biológicos ha crecido de manera considerable durante los últimos años. Y si no ha crecido más de lo esperado, ha sido porque en algunos sectores los precios de este tipo de productos son más altos que aquellos que encontramos normalmente en el mercado: es el caso de la comida. Claro que, algunas personas, han optado por alquilar huertos ecológicos para, al menos en la parte de la verdura, cultivar sus propios alimentos.

Cada vez más personas viven concienciadas de la importancia que tiene el consumir productos totalmente naturales y que, por lo tanto, no contengan componentes químicos que dañan el medio ambiente.

Tanto es así que esta moda ha llegado al sector de los productos de higiene y cosmética. ¿Quién no se ha topado en Facebook u otras redes sociales con listados de empresas que experimentan con animales para producir sus tan químicos productos, con el fin de boicotearlas?

Es por esto que esta conciencia ha llegado a la cosmética, pues muchas (y cada vez más) son las personas que demandan productos de cosmética ecológicos y biológicos, tanto para cuidarse ellas como para cuidar su entorno, y que se han vuelto imprescindibles en su cuarto de baño.

¿Qué significa “Cosmética natural”?

La cosmética natural, para que todos sepamos lo que es, utiliza tan solo ingredientes naturales (orgánicos y biológicos, generalmente) para elaborar sus productos: nada de sustancias químicas. De esta manera, saca lo mejor de los recursos naturales, yendo un paso más allá, pues también protege el medio ambiente.

Además, estas empresas tienden a ser ecológicas no solo en la elección de los ingredientes, sino también en el proceso de fabricación y envase de sus productos, pues todo lo que producen y es desechable, es 100% reciclable.

Requisitos de un cosmético “bio”, “eco” y natural

En el mundo de los productos “biológicos”, según la entidad francesa CosmeBio, la denominación “bio” o “biológico” querría decir que un producto cosmético reúne las siguientes condiciones:

1) Al menos un 95% de sus ingredientes son naturales (y el 5% restante una pequeña síntesis de otro tipo de ingredientes).

2) Si el cosmético en cuestión dice tener un 95% de los ingredientes de origen vegetal, estos deben proceder de la agricultura biológica.

3) Como mínimo el 10% del producto final debe proceder de agricultura biológica.

Por otro lado, no debemos confundir el concepto “bio” con “ecológico” o “eco”, pues cuando hablamos de requisitos para ser “eco” decimos que

1) El producto contiene un 95% de su composición en ingredientes naturales (con una síntesis, como en el caso anterior, del 5% restante)

2) Un 50% de sus ingredientes de origen vegetal (de lo que consideramos el producto final) deben ser de agricultura biológica.

3) Al menos el 5% de sus ingredientes debe proceder de agricultura biológica.

En cuanto a los requisitos para que un producto sea natural o no, tan solo debe cumplir con que:

1) Un mínimo del 95% de sus ingredientes debe ser natural.

2)  Y que al menos un 5% de sus ingredientes del producto final sean de agricultura ecológica.

Todos estos requisitos vienen establecidos por sellos de calidad que hacen que la línea entre “bio”, “eco” y natural sea tan delgada que ninguno sabemos verla.

¿Te has apuntado tú también a la moda de los cosméticos naturales?

Deja una respuesta